3.4.09

D'Argeroux ....················ 0000 o:....

Safe Creative #0903162763717


“La nota alegre”


Se escurre en la cocina sigilosamente. Con minuciosa calidad, arrastra la silla hasta la mesada. Deja fluir silenciosamente la mano dentro del frasco. De un salto escapa bajo la mesa y hace desaparecer su botín desintegrándolo con los dientes.

Al caer la noche la madre arropa al niño. Le cuenta un cuento y cuando al fin cierra los ojos le besa la frente. Se aleja, apaga la luz y desde la puerta observa como el niño, ahogado en sueños, duerme plácidamente con una brillante sonrisa en el rostro. Se recuesta y piensa en lo bueno que había sido el niño aquel día, que tal vez debió haberle dado una de las galletas que horneó para sus amigas.

Se escurre en la cocina sigilosamente. Con minuciosa calidad, arrastra la silla hasta la mesada. Deja fluir silenciosamente la mano dentro del frasco. De un salto escapa bajo la mesa y hace desaparecer su botín desintegrándolo con los dientes.

Alguien había enseñado a robar. Alguien había aprendido a robar. Nadie lo había notado.



8 comentarios:

El Jardinero del Kaos dijo...

me siento como gado, soy un cobarde obstinado...

muy de lo primero y poco de lo segundo...

elmundodeamado dijo...

hola lucas gracias por pasarte por mi blog!!!

muy buenos tus trabajos!!!!

te espero mas seguido por mi blog

saludos

AMADO

oenlao dijo...

no se que decir. no entendi todo o si. nose .

Lucas L. Aime dijo...

a veces no es necesario decir nada

Los dibujos de Hache dijo...

"Cobarde y obstinado", que combinación jodida, es como decir (salvando las distancias) "vago y responsable".

Muy bueno como siempre.
Un abrazo.

Alvaro dijo...

Nótese la mirada de la chica.
La nota alegre es muy buena, también.

juanito dijo...

quizas demasiado obstinado...y demasiado cobarde tambien.....creo que si el pudiera ser un poquito menos de ambas cosas..,seria mas feliz..(y mira que lo dice un intimo amigo de gado eh?!)..

abrazo grande luquitas..

Catalina dijo...

La chica ya no mira mas: ni la cobardía ni la obstinación tienen cabida en su vida.